FRÁGIL

UNA ALMOHADA RELLENA DE CUENTOS

_20150606_103557

 FRÁGIL

Cuando él llegó, dijimos adiós a una preciosa mesa de cristal, nos daban miedo los golpes. Era un terremoto que no levantaba tres palmos del suelo. Novatos y precavidos quisimos evitar las visitas a urgencias. Con el cambio, el comedor se volvió sólido, y en la mesa nueva amasamos plastilina, rellenamos cuadernillos Rubio (todo sea por la caligrafía), aprendimos las tablas, comimos paella y pollo Kentucky. Resistió construcciones de Lego, cumpleaños multitudinarios, trabajos manuales y hasta regañinas gordas cuando se echaba el tiempo encima. Se impregnó de cuentos, besos y olorcito de arroz al horno, se engalanó en navidad cuando sus risas resonaban alocadas por el mejor de los regalos.

Con el tiempo y el calor se agrietó, y en esos rincones nos fuimos colando.

Ahora después de diez años cerramos etapa. Nos adentramos en la incierta adolescencia donde todo se vuelve de cristal, que la solidez de la teca nos pille confesados.

 

Amparo Lledó

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s