NORTE, SUR, ESTE Y OESTE

UNA ALMOHADA RELLENA DE CUENTOS

Screenshot_2015-09-30-15-08-40

A Vera le gustaba seguir las directrices del Feng Shui. Cuidó el color de las paredes de su dormitorio, orientó la cama debidamente y hasta localizó una pequeña fuentecilla que hiciera correr el agua. Todo parecía preparado para que la felicidad se acomodara una temporada, sin embargo los estupendos decorados a veces no son garantía de éxito.

Acabar la mudanza y entrar en crisis fue todo uno, hubo días de inseguridad y su autoestima alcanzó dimensiones parecidas a la gran bajada del Dragón Khan. El blanco angelical se fue cubriendo de un gris incertidumbre.

Por mucho que la habitación se aireará o que se inundara de luz ese tono macilento no desaparecía. Vera pensó que la mezcla de rabia e impotencia impedía a la energía fluir como Dios manda y se imaginó un día a día gris marengo. La idea le pareció horrorosa así que buscó en internet algún experto dispuesto a aconsejarla en la reestructuración de  sus emociones y su habitación.

Un vecino resultó la opción más económica, la proximidad y un banco de tiempo hicieron lo demás. Fran se presentó cual caza fantasmas dispuesto a erradicar ese gris rata que se había instalado sin ser invitado.

Cuando Vera le descubrió olvidó el feng sui, incluso cambió de dirección el cabezal de la cama.

Encontrar a alguien que te haga volar, no pasa todos los días.

Amparo Lledó
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s