INTENSIDAD

Una almohada rellena de cuentos

received_10210598111859116

¿Recordáis el torbellino que dejaba a su paso  el demonio de Tasmania? Una especie de polvareda, como un tornado pequeñito. Ana, me recuerda a ese dibujo animado, si hay que cambiar la garrafa allí está ella, si se atasca la impresora es capaz de ejercer de técnica de mantenimiento inesperada. No conoce el desánimo,  y su tremenda curiosidad la lleva a recorrer canteras  subida en un bulldozer, con la misma tranquilidad con la que otros cuadran un balance.

Es concienzuda y se entrega con precipitación, casi con urgencia.

En medio de esa lucha diaria como malabarista aficionada, saca adelante a sus hijos, atiende a una  madre con Alzheimer, e intenta reinventarse para conseguir redondear  la segunda parte de su vida

Pienso que es valiente, temeraria y lúcida. Hace unos años rompió la baraja de un matrimonio correcto y saltó al vacío. Buscaba algo simple, amor del bueno.

Desde entonces se enfrenta a la incertidumbre rodeada de un buen grupo de amigas supervivientes de tormentas parecidas. Se apoya en ellas para correr, reír o llorar según pinten las cosas.

En estos años ha intentado restaurar su corazón, trabaja duro para evitar sufrimientos a sus hijos y ha bordeado el desempleo con firmeza y ánimo de lucha.

No lo ha tenido fácil, tal vez ahora le toca un poco de mar en calma pero solo un poco, su energía incontrolable no aguantaría la calma chicha.

Amparo Lledó

fotografía Pancho Amat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s