HUGO

Una almohada rellena de cuentos

received_10211119711338777

Hay gente que te roba el corazón, esta historia lleva meses dando vueltas en mi cabeza acompañándome en este tiempo de inmovilidad física y reformas. Pero ya sabéis como funciona esto  las palabras tienen su propio ritmo, igual atraviesas meses de sequía que un buen día los astros se alinean y te encuentras con un cuento entre las manos.

En mi barrica Hugo se adueñó de una historia que en principio imaginé para su madre. Me ganó por atípico, por certero, su empuje y su altura de miras  impropias de un crio de 12 años me llevaron definitivamente al huerto. En una época confusa donde muchos los adolescentes se embrutecen con la tecnología, Hugo la utiliza como arma, como un escalón que le acerca a su destino inapelable de director de cine.

Recuerdo la visita a su casa como un día redondo, una familia afable que se presta a participar en nuestro proyecto abriendo su hogar. Hugo nos recibió cámara en mano dispuesto a preguntar, filmar y  publicar en su canal de YouTube el resultado de la reunión, un crío peculiar con un compromiso social sorprendente.

A la salida su figura ganó terreno, lo intenté con su madre, seguí con una especie de cuento coral a lo Garcia Berlanga pero no hubo manera. Así que decidí centrarme en él con la completa seguridad de que en el futuro escucharemos hablar de él.

Hugo tiene mucho de la exquisita  sensibilidad de su hermana, la conciencia social de su madre y  me da que bastante también de la templanza paterna.

Aunque Gloria su madre se haya desdibujado como protagonista principal, recordad el refrán “de tal palo tal astilla”, su espíritu está aquí capitaneando la historia.

Amparo lledó

Fotografía Pancho Amat

 

 

 

Anuncios